Argentina es pura ruina

“Los peronistas son gentes que se hacen pasar por peronista para sacar ventaja”

Jorge Luis Borges

ASÍ CATALOGA UN DIARIO ALEMÁN A “LA ARGENTINA”

ARTÍCULO DEL DIARIO ALEMÁN ‘BERLINER TAGEBLATT’ SOBRE LA ARGENTINA

La República Argentina es un país de gran belleza y también digno de muchos interrogantes que no son fáciles de responder. Se trata de un país enigmático y misterioso, contradictorio e impredecible.
Los argentinos solían ser gente muy culta y consciente de su situación, valoraban sus recursos y más de una vez dieron al mundo un ejemplo con su profunda cultura y su espíritu abierto a todo tipo de diálogo. Cosas que hoy, en pleno siglo XXI han desaparecido sin explicación racional alguna.

La vida en la Argentina se ha transformado en algo riesgoso y delicado, algo parecido al farwest. La economía no encuentra un rumbo creíble y la estabilidad política, hoy una vez más, está seriamente comprometida como consecuencia de los recientes y sucesivos gobiernos corruptos e indolentes. El robo, el vaciamiento del Estado a través de las privatizaciones, la inestabilidad monetaria, el desmantelamiento de sus sistemas de defensa nacional, el muy bajo presupuesto para la educación y la salud pública, la emisión desmedida de moneda, el enorme déficit fiscal encubierto por el gobierno y las estructuras mafiosas que hoy tienen el poder, hacen que no podamos ver en la Argentina más que desconfianza y descreimiento.

Ha dejado ya de ser un país creíble y confiable; su contradictoria política exterior (acercamiento peligrosamente comprometido con Venezuela , Ecuador, Cuba y China ) disgusta sobremanera a aquellos países de la UE que hasta no hace mucho albergaban esperanzas de que la Argentina fuera un país en serio.

Ni siquiera los medios de comunicación argentinos informan la verdad de lo que está aconteciendo: incremento desenfrenado de la inflación, subida cada vez mayor de sus monedas referentes (dólar y euro), imparable tasa de desocupación y subempleo,ingresos cada vez más bajos o estancados en estructuras de paridad propias de hace diez o quince años atrás, y ahora la enorme crisis productivo-institucional del único sector verdaderamente productivo
de país: la agricultura. Argentina nunca fue un país industrial; su única y verdadera fuente de subsistencia fue la producción agropecuaria y la exportación de productos primarios. El actual gobierno argentino no representa ni en sombras los ideales iníciales del mítico gobernante de los años 40, General Perón.

Los gobernantes actuales pertenecen a un reducido grupo de terroristas de ultra izquierda muy
activos en los años 70 que han instaurado hoy en dicho país un modelo autoritario y meramente electoralista, basado en la corrupción político-sindical que está llevando a este país sudamericano al límite de su propia autodestrucción.

La violencia está latente en cada sector que se ve perjudicado por las actuaciones del gobierno de la Sra. Kirchner que es quien domina la economía junto a los grupos sindicales y gremiales que operan de forma mafiosa a través de pactos y acuerdos clandestinos que perjudican cualquier acción ciudadana.

Ya es sabido que el gobierno de la Sra. Kirchner no llegará a su término y será violentamente despojada de su cargo a corto plazo por fuerzas civiles integradas por ciudadanos comunes y miembros activos del sector agropecuario.

Lo más impactante de toda esta situación, es que los sectores productivos del agro que hoy
protestan contra las usurarias y despiadadas retenciones son grupos que están armados, tan armados como si fueran paramilitares o guerrillas urbanas y de los grandes cordones verdes
de las grandes ciudades de ese país (Buenos Aires , Gran Buenos Aires, Córdoba, Rosario , Santa Fe, Mendoza y la Patagonia) todo el mundo está armado, así como también están armados los grupos leales a la familia gobernante, lo cual nos hace sospechar que el futuro estallido social que se avecina en un corto y mediano plazo entre los argentinos será cruento y sangriento.

Es más que evidente que la Argentina deberá enfrentarse a su propia circunstancia, algo
trágico y devastador, algo que los mismos argentinos ignoran porque ni sus propios medios de comunicación se los informan.

Y no hablamos de golpe de estado ni de dimisión, sino de rebelión social y civil de sectores que ya muestran cada vez más su comprensible hartazgo e impotencia; sectores que en épocas anteriores pertenecían a la clase media;sectores que fueron los verdaderamente productivos en épocas pasadasy que hoy se encuentran totalmente desprotegidos y atacados sin motivo racional alguno.

Desde la UE observamos con preocupación la paulatina y lenta disolución de la Argentina y su trágica desaparición (que incluye también la ampliación de la zona de exclusión de las Islas Malvinas, lo cual produciría la pérdida de importante territorio del suelo argentino en la Patagonia y tal plazo venció el 9 de mayo de 2009.

De ahora en adelante sólo el pueblo argentino tiene en sus manos la decisión de cómo afrontar los acontecimientos que vendrán.

Artículo del diario ‘Berliner Tageblatt’, escrito por Ingeborg Hellige Traducido por Jordi Serra –
Barcelona

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Argentina es pura ruina

  1. vvc dijo:

    Me lo creo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s