La tregua. Mario Benedetti. Dos


Hace unos meses, durante el Día del libro en Cáceres, me regaló mi hermana esta novela de Benedetti , en una nueva edición de Alfaguara Santillana de enero de este mismo año. Curiosamente- lo digo porque he sido un lector asiduo de la poesía de Benedetti-  no tenía ni idea de tal novela o no me había fijado en ella antes, aunque su primera edición es de 1960 y hasta se ha versionado en varias películas, una de 1974 protagonizada por el magnífico Héctor Alterio y Ana María Pichio, que debe ser muy recomendable.

El caso es que la empecé a leer allá por el mes de junio, pero otras obligaciones me distrajeron desde los primeros párrafos, sin saber siquiera de lo que trataba el argumento. Luego retomé su lectura en julio, entre baños de piscinas y pozas de río, y no pude dejarla hasta que la terminé en un par de sentadas.

No voy a contar aquí nada del argumento para no quitar a nadie la intriga más importante, sólo diré que es un argumento típico de folletín y que, sin embargo, la novela es una auténtica joya del realismo existencial de siglo XX, con la mezcla de ternura, ingenuidad y humor más crudeza,  desamparo y fatalidad que Benedetti daba a todo lo que caía en sus manos. Es precisamente esa combinación difícil, dureza y piedad, lo que caracteriza y diferencia a gran parte de la novela hipanoamericana del medio siglo pasado y de la novela que se hacía en España, mucho más áspera, más volcada solamente en el lado violento o cruel de la existencia.

La novela es un diario de un contable gris que está a un año de jubilarse de su trabajo en una empresa de Montevideo en la que ha consumido toda su vida. Ese diario dura prácticamente un año, un ejercicio contable, con un hueco de unos meses, en el que cada entrada esta cargada de intriga por saber qué va a ocurrir en la siguiente.

Sin embargo – y a mi entender eso precisamente es lo que la convierte en una auténtica obra maestra –  el libro da cuenta de lo más esencial de la vida pasada del protagonista (su familia, sus compañeros de trabajo y algunos antiguos compañeros de colegio) más el transcurrir de las horas y los acontecimientos de los días de ese año, previo a la jubilación, y lo hace con toda la sencillez y la brevedad que merecen la redacción de un diario, como si fuera un ejercicio de contabilidad escueto y concreto.

La voz de Martín Santomé con su capacidad de síntesis, con su precisión y con su humanidad es la voz de un personaje de la narrativa universal, de un testigo de la existencia humana contemporánea de la talla de "El extranjero" de  Camus. Voces que se dejan oír a través, también, de sus silencios.

Aprovechad para leerla, es fácil, divertida, sociológica y emocionante.

Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La tregua. Mario Benedetti. Dos

  1. Isabel dijo:

    Leo que te gusto………Es una hermosa novela,como la poesia de Benedetti…….hace años y años que me acompaña,es una buena compañia…Saludos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s