Sobre Mario Benedetti. Uno

       

Falleció Mario Benedetti el día 17 del mes de mayo de este curso y solamente un amigo de copas y parrandas me habló sobre el suceso al día siguiente.

_¿A que no le has hablado a tus alumnos de Mario Benedetti? – me suelta con tono zumbón y meticuloso.
_ Sí. Ellos saben de memoria el poema "Estados de ánimo". Lo han imitado y hasta han jugado a variarlo hace unos días, precisamente.

_¿Canciones no?
_. También canciones. ¿Te acuerdas de Nacha Guevara y "si te quiero es porque sós"…?
_Ya me parecía a mí- dice, y, entre la hora tardía y las copas, no acierto a descifrar cuánto hay de reproche o de admiración en esta frase.
_No es mérito mío- le digo- es que ahora las antologías traen cds de música que tienen canciones con poemas que a nosotros nos gustaban.
_¡Menudo chollo!-
insiste el menda

_ Ya- le digo– pero yo me he tenido que escuchar el puñetero cd y leerme los guiones, y luego pensar que merecía más la pena intentar algunas clases con este material que con una lección de gramática o con ejercicios de ortografía..Además
Qué!
_¿Tú sabes el chiste que contaba Benedetti sobre Maradona?
_¿Cuál?
_ Va Maradona en Sevilla a una farmacia y le dice a la farmacéutica.-¿Tenés un bote de pasta de dientes "Cuélgate"?-  Se dice "Colgate" –
le contesta la señorita¡Ah! ¿Entonces, vos también sos argentina?-responde el "Pelusa".
_¡Cuélgate!-
mi amigo se agarra con fuerza a la barra mientras se carcajea– ¡pasta de dientes "cuélgate" pa Maradona!
_Se dice Colgate– le insisto yo a mi vez- Eso también les parte a los de la ESO
Jó-der!

Luego en  casa,  buscando el poema de Benedetti para colocarlo en esta página, me encuentro con esta cita  de Octavio Paz "por la risa el mundo vuelve a ser un lugar de juego, un recinto sagrado, y no de trabajo".

Y, aunque me imagino que Octavio y Mario no se profesaban simpatía recíproca, la traigo a colación porque viene al caso y porque los caprichos del azar hay que respetarlos.

En fin, este es el poema

Estados de ánimo

		A veces me siento
como un águila en el aire.
-Pablo Milanés

Unas veces me siento
como pobre colina
y otras como montaña
de cumbres repetidas.

Unas veces me siento
como un acantilado
y en otras como un cielo
azul pero lejano.

A veces uno es
manantial entre rocas
y otras veces un árbol
con las últimas hojas.

Pero hoy me siento apenas
como laguna insomne
con un embarcadero
ya sin embarcaciones

una laguna verde
inmóvil y paciente
conforme con sus algas
sus musgos y sus peces,
sereno en mi confianza
confiando en que una tarde
te acerques y te mires,
te mires al mirarme.




 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s