Pavarotti

Ha muerto. Fue un ciclón de la naturaleza. Una vida dedicada a la música. Otro eslabón más de la cadena sin fin de los adioses. Siempre nos quedará su voz, como en este Ave María de Schubert, que tantos sábados se mecía en el aire de la bahía de Algeciras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s