El Racing-Real Madrid, un tal Turienzo Álvarez y la liga española de fútbol

¿Alguien que ame el deporte del fútbol puede entender que en un partido en el que está en juego la Liga de una temporada el árbitro se convierta en el protagonista? ¿Que lo haga pitando dos penaltíes en contra del mismo equipo y que expulse a dos jugadores de ese mismo equipo?
 
Con estos datos simplemente, en otros sitios, algún fiscal abriría una investigación por corrupción. Detalles como estos quitan credibilidad a una competición que cuesta y genera millones de euros y de ilusiones a los ciudadanos normales
 
 
Ayer, en el campo del Racing de Santander, el Real Madrid estaba jugando un partido muy decente, muy completo, con contención, salida, velocidad y toque. Un partido que ganaba 1-0 a un Racing poderoso, veloz y disciplinado. Una hermosa contienda futbolística que los jugadores dirimían de tú a tú sobre el césped. El Madrid se jugaba la Liga y tuvo varias ocasiones para rematar el partido a su favor, pero el portero del Racing, los palos y la suerte no lo permitieron. El Rácing se jugaba su posible participación en la copa de la UEFA y en varias ocasiones estuvo a punto de empatar el partido.
 
De repente, en el último tercio del partido, el señor de negro (por el alma lo digo), pitó un penaltý inexistente contra el Madrid (en una jugada que ocurre mientras él platica con un jugador) por una entrada en el área en la que Diarra toca el balón y Scaloni (otro italiano avispado) se tira a la piscina (luego se reía con sus compañeros) .
 
Empate a uno y el Madrid fuera de la lucha por el título.
 
Después, otro penalty contra el Madrid porque Cannavaro derriba al delantero centro del Racing, Zigic (2’02), agarrándolo por la espalda con el balón a 10 metros de ambos. ¡Qué Cannavaro se dedique a levantamiento de peso! (Aunque por reglamento la caída de Zigic pueda ser penalty miles de esos no se pitan en la áreas cada jornada) 
 
A continuación, el hombre de negro, saca una tarjeta amarilla (la segunda) a Iván Helguera por levantar la pierna a media altura a un balón que le viene por su izquierda, mientras Munitis(al que no ve) le entra totalmente por su derecha, metiendo la cabeza abajo, buscando el balón. Expulsión.
 
Después, en el último segundo del partido, el de negro expulsa a Mejía, defensa del Madrid, por tarjeta roja directa en una jugada en la que el defensa entra a un contrario sin intención de lesionar y no muy fuerte.
 
Este es el relato de los hechos. Veánlo en sus imágenes
 
¿Explicaciones posibles?
a. Mamoneo federativo-arbitral, y el que entienda de fútbol en este país ya sabe lo que eso significa en estos momentos. Impunidad federativa y arbitral como escudo.
 
b. El tal Turienzo, como todo el estamento arbitral español, ha sufrido tal grado de vejación y violencia verbal a lo largo de su carrera que, al llegar arriba, no puede evitar querer ser protagonista a base de dar por saco, con sadismo y a sabiendas de que estas actuaciones quedan impunes y no se consideran  delictivas.
 
¿Soluciones?
a. Investigación e intervención judicial en la Federación Española de Fútbol, cuyo presidente vitalicio, el señor Villar,   mantiene nuestro principal deporte de masas en un nivel caspomafioso impresentable.
 
b. Educación a la ciudadanía para mejorar el comportamiento del público. Y responsabilidad civil, por actuaciones negligentes, y penal, por actuaciones dolosas, para los colegiados.
 
 
 Ps.: El de las fotos es el tal Turienzo. 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y espectáculos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s