El toro de Osborne

EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO

Para muchas personas, como el que suscribe, los viajes han sido hitos fundacionales de nuestra experiencia, caminos hacia y materia misma de nuestros sueños. Pues bien, sobre muchos de nuestros viajes se ha erguido permanentemente la sombra majestuosa, inquietante y al mismo tiempo protectora, de un grandioso toro negro.

Esa inmensa figura, que aparece y desaparece por arte de magia en todos los paisajes de nuestra geografía, ha sido a la vez aventura, encantamiento y destino para los modernos quijotes de las carreteras españolas. De tal modo, que podría ser nombrada símbolo permanente del opus nigrum, el momento de la transformación interior que produce en el viajero la comunión entre el paisaje exterior y el mapa de sus deseos.

¿Cuántos sueños de viajeros, lanzados como modernos Faetontes en los brazos seductores de la velocidad, no habrán quedado telepáticamente atrapados en las profundidades de la inmensa silueta de ese toro negro, absorbente como un oscuro espejo de deseos?

¿Cuántas anécdotas de la vida cotidiana, cuántos secretos íntimos, cuántas memorias podría escribir ese testigo poderoso cuyo silencio es un clamor por los paisajes de España? ¿Hablaría de nosotros como el oráculo de Apolo hablaba a Edipo, si estuviéramos dispuestos a escucharlo?

Pero más que en estas divagaciones, centrémonos en algunos datos materiales. Según cuenta Eduardo Marqués, autor del libro “El toro de Osborne. La otra ganadería de España” la familia inglesa Osborne se afincó en España en el año 1810 y fundó las bodegas que llevan su nombre. Desde los primeros momentos, esta familia mostró su pasión por el toro bravo muestra de la cual es su muy conocida colección de carteles taurinos, la más importante sobre este tema.

Para hacer publicidad de su brandy Veterano, en 1951, Osborne encargó la realización de un símbolo representativo para ponerlo en vallas publicitarias de carreteras. Manolo Prieto, conocido dibujante aficionado a los toros, fue quien realizó la primera silueta de un toro bravo sobre una hoja de papel. El siguiente toro de los anuncios se construyó en madera, aunque no tenía la estabilidad necesaria para sostener su superficie plana a la intemperie y tuvo que realizarse la silueta del toro en chapa metálica en la famosa herrería de los hermanos Tejada, en 1961.

Al año siguiente, la legislación obligó a situar los carteles publicitarios a una mayor distancia de las carreteras, por lo que la primitiva silueta se amplió hasta tener 14 metros de altura. Así se convirtió en el símbolo del brandy Veterano, que se denominó por ello “El Toro”, y además se convirtió en el símbolo de toda la marca Osborne.

En 1988, la Ley General de Carreteras ordena la eliminación de toda la publicidad visible en las carreteras y por eso hubo que eliminar de la silueta del toro todos los rótulos con letras y la inscripción “Osborne-Sherry&Brandy”, manteniéndose únicamente la enigmática, onírica y desnuda silueta negra que todos conocemos.

En 1994, al parecer por denuncias privadas, se dictó la orden de retirar todas las siluetas existentes, hecho que motivó las manifestaciones de numerosos colectivos de las más variadas representaciones y nacionalidades, solicitando el “indulto” del toro como un bien de interés cultural.

En 1997 el Tribunal Supremo admite que la silueta del toro transciende ya el terreno de la publicidad y forma parte indisoluble del paisaje español, y, con posterioridad, la Junta de Andalucía le otorga la categoría de monumento en el Catálogo General del Patrimonio Artístico.

Hoy en día, este toro forma parte del inconsciente colectivo de gran parte de la humanidad y es un claro ejemplo del misterioso poder que adquieren los símbolos, que se tejen sobre elementos aparentemente autóctonos pero que ahondan en estratos recónditos del alma universal. Al respecto, hago la invitación a que se realice una lectura conjunta de las imágenes de las cuevas de Altamira y Lascaux, de las pinturas del Minotauro cretense, o del propio mito del rapto de Europa.

Bibliografía : Texto “El toro de Osborne,. La otra ganadería de España” de Eduardo Marqués.

CIFRAS

· 14 metros de altura

· 150 m2 de superficie

· 4000 kilos de peso

· sujeto por 4 torres metálicas sobre base de hormigón

  • 50 kilos de pintura negra
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El toro de Osborne

  1. Antonio dijo:

    Se ha transformado un símbolo común a toda el área mediterránea, como es el toro, en la imagen diferenciadora de uno de los muchos países mediterráneos. Pero la imagen del toro no es patrimonio de ningún país ni empresa. El símbolo del toro pertenece al inconsciente colectivo de la humanidad.
    El símbolo del toro ha acompañado a la cultura mediterránea a lo largo de los siglos. La silueta recortada de un toro sobre una loma es una imagen presente en el imaginario colectivo español. Creación original del pintor Enrique Mélida plasmada en su cuadro “Se aguó la fiesta” (1876), esta imagen ha sido ampliamente reproducida en todo tipo de objetos de decoración y publicidad, desde los abanicos pericones de las damas de hace un siglo hasta las camisetas de los actuales hinchas de fútbol..

    • rodr2jeca dijo:

      Sí, sí, en Grecia, en Francia es una tradición vivísima y creciente, y he comprobado que en muchas otras culturas indostánicas también. Es un arquetipo, basta observar las pinturas de las cuevas paleolíticas. Gracias por el comentario

  2. Antonio dijo:

    Enrique Mélida fue un gran admirador de la obra pictórica de Goya. Su aportación a la imagen del toro en el inconsciente colectivo de los españoles no ha sido reconocida y, a pesar de ser el pintor de temas taurinos más influyente e importante, de la mitad del siglo XX, Enrique Mélida ha sido rápidamente olvidado.

    Todo el mundo habla de la originalidad de la silueta recortada sobre una loma del Toro de Osborne sin saber que con anterioridad otro autor, hermano de uno de los primeros cartelistas de publicidad españoles, ya pinto una silueta de un toro mirando a un soldado que tenía en su mano una botella de aguardiente.

    Adjunto varias reseñas antiguas de diarios en la que nos hablan de ese pintor y de su cuadro.

    (ABC. Madrid. El carnaval de Roma. 4 de Febrero de 1923. Martín Ávila)
    Maestro en este arbitrio fue Enrique Mélida. Uno solo de sus cuadros, ¡Se aguó la fiesta!, ha sido en España, y lo es aún, más popular que las Meninas y mucho más que el entierro del señor de Orgaz, y, por lo menos, tanto como la más popular obra mística de Murillo. ¡Se aguó la fiesta! es aquel cuadro en que un bravo toro, retinto en negro y corniapretado, se planta amenazador ante un grupo de chisperos que comen regocijados en pleno campo.

    (ESCENAS CONTEMPORÁNEAS. Madrid. Tipografía de Manuel G. Hernández. Año I. Tomo II 1883.)
    Se aguó la fiesta, expuesto en el certamen de 1876 y premiado con medalla de segunda clase, fue adquirido por el Gobierno, y figura en nuestro Museo Nacional. Fue también enviado a Viena, y se ha hecho popular por sus reproducciones, en fotografías, abanicos, jarrones y objetos de arte.

    • rodr2jeca dijo:

      Muy oportunos sus comentarios. He visto el cuadro y es realmente interesante, tanto por la calidad de la imagen y por lo llamativo de la escena como por el título. Gracias

      • Antonio dijo:

        Si te ha gustado el cuadro más te gustaran los antiguos carteles de publicidad que acabo de subir a mi blog “El toro de Mélida”, especialmente los del post “Del toro de Mélida al de Osborne”. Son carteles de vinos y brandys andaluces en los que el toro es el protagonista.

      • rodr2jeca dijo:

        Bueno, no, buenísimo ese blog con sus imágenes y comentarios precisos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s