paloma y los pajaros

El cuadro lo vi en una exposición colectiva, una de esas ferias del arte. Yo entré pensando en buscar algo a lo Julien Opie, pero el cuadro era mucho más que eso. Era el equipo Crónica y los cómics. Era París y el paseo de mediodía por los Campos Elíseos.
 
Ese cuadro fue un rapto y desde entonces no lo he podido evitar, lo recuerdo a todas horas, aunque no tengo ningún medio de saber dónde puedo encontrarlo porque sólo me quedé con la propia imagen,  sin ningún dato.
 
Me dio vergüenza indagar porque creí reconocerme entre los personajes del cuadro, y a mí esas cosas me ponen muy nervioso. Hacía tiempo que no iba a ninguna exposición y, de  pronto, por ver si encuentro algo opie veo a opie, y a mí,  en una especie de crónica, una narración de algo intangible, y, aunque parece que yo ahora estoy allí, en el cuadro, no he vuelto a estar en los Campos Elíseos desde 1973.  
 
Podríamos decir que el cuadro, aunque de ciudad, es bucólico, si no fuera por esta anécdota implacable y porque da la sensación de que el resto de los personajes podrían ser igualmente reconocidos por los modelos reales. En todo caso es un tríptico enorme lleno de personas y colores y unos dálmatas muy serenos en el primer plano y un gran Arco de Triunfo
 
¿Tiene el título del cuadro que ver con las palabras de esta entrada de hoy?. ¿Tiene que ver con alguna canción de Elvis Presley?
 
Navegaciones por el mar de  niebla de la memoria donde no hay ya brújulas, solamente viento y fortuna
   
Anuncios
Esta entrada fue publicada en arte. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s